Consejo Pastoral

CÓMO SUPERAR UNA SEPARACIÓN

Cuando en agosto del 2007 posteé un artículo que leí en el Diario 2001, nunca pensé que iba a ser de tal popularidad, que hasta ahora es el post que más visitas y comentarios tiene.

Y resulta que yo mismo me sentí identificado con su contenido, y por lo visto, muchas personas también. Y siempre los comentarios que dejaban los visitantes giraban en torno a que les diera la “receta mágica” para superar una separación. En otros casos, personas que regresaron, luego de superar su separación, para darle apoyo moral a los demás y a contar su experiencia. Y en base a ese post se armó una red de “Apoyo” a través de correo o messenger, para ayudar y darle apoyo a las personas que lo necesiten.

Pues, debo hacer un resumen de todos los componentes de esa “Receta Mágica”, aunque debo aclarar que no existe tal “Receta Mágica”. Lo que es bueno para mi, no es necesariamente bueno para otras personas. Sin embargo hay algunas cosas comunes que puede ser que sirvan en la mayoría de los casos…

No hay que mendigar amor ni cariño. Si nos quieren dar amor y cariño, pues que sea de manera espontánea.

Hay que tener una buena autoestima y fuerza de voluntad (para no incurrir en lo anteriormente señalado).

Una vez que nuestra pareja de por terminada la relación, y siempre y cuando no hayan hijos ni otros intereses de por medio, es mejor borrar su número telefónico de nuestros teléfonos y agendas, borrar su dirección de correo-e y su Nick del messenger.

No hay que estar enviándoles mensajes ni llamándolos(as) por teléfono. Es duro el rechazo y la indiferencia, y más duro es sentirlo por alguien que compartió meses o años con nosotros. Y en estos casos los llamamos y no nos atienden. Les enviamos mensajes y no nos responden. ¿Por qué? Porque no quieren hablar con nosotros ni quieren saber de nosotros! Es difícil de asimilar, pero así es.

Y más duele cuando nos echan el típico cuento “No eres tu. Soy yo. Eres una persona maravillosa, pero te mereces a alguien que te quiera como tu me quieres a mi”. Pero cuando nos dicen eso, es porque no nos quieren ni nos aman.

Un buen consejo es hacer ejercicios. Hay personas que se van por las pastillas, pero a la final terminan volviéndose adictos y se hacen daño. El ejercicio no hace daño, y por el contrario, nos ayuda a estar más saludables, y nos ayuda a dormir.

Otro buen consejo para dormir es retomar el hábito de la lectura. Nos ayuda a conciliar el sueño, y nos ayuda a aumentar nuestro bagaje cultural.

Entiendan que su pareja los borró de su corazón, y rodeó su corazón de una coraza de hielo para no permitir la entrada de personas indeseables…

Se debe mantener la mente ocupada. Traten de retomar la carrera universitaria que dejaron a medias, o comiencen un Diplomado o un Postgrado.

Y por sobre todo, no dejen que la otra persona (ni sus hijos, si los hay) los vean en el suelo, destruidos. Que los vean y se lamenten luego de lo que se perdieron (en el caso de las otras parejas). Recuerden que sus hijos los ven a ustedes como modelos. Y no creo que quieran ser recordados por sus hijos, en ese estado deplorable.

No anden por allí dando lástima ni quejándose de la vida, tal como si fueran Calimero. Acuérdense que cuando se cierra una puerta se abren 100 ventanas.

Y no busquen al amor. Dejen que el amor los encuentre a ustedes.

No es fácil superar una separación, pero de amor nadie se ha muerto, y muchos lo han podido superar.